La libertad de vivir


Sobre el agua transparente,

de un mar que no tiene fin,

con movimientos muy bellos,

salta un hermoso delfín.

flippingdolphin1

Se siente feliz y libre,

su entorno le pertenece,

sin límites ni ataduras,

la vida que le apetece.

138

El sol sobre su cabeza,

añade brillo a su piel

parece que el mar se abre,

cuando salta sobre él.

139

El tiempo aquí no se mide,

todo es hermoso y azul

las olas que van y vienen

le mecen al buen tuntún.

1

Y yo siento mucha envidia

y quisiera ser delfín,

compartir su paraíso

y su forma de vivir.

121

¿Aprenderemos alguna vez?


Durante la Edad de Piedra,

con muy poco se vivía,

piel de bicho de vestido

y el bicho como comida.

h19

Cuevas para guarecerse,

piedras y palos como armas,

luego, al descubrir el fuego,

al menos se calentaban.

First_fire

Miles de años más tarde,

grandes civilizaciones,

egipcios, griegos, romanos,

con avances a montones.

h41

Construcciones fabulosas,

cultura en múltiples campos

y armas ya muy mejoradas,

para seguir peleando.

newh2

Más tarde, los medievales,

con sus castillos y reyes,

sus batallas, sus conquistas,

con más soldados que leyes.

c2

Y más hacia nuestros días,

mientras descubrían vacunas,

dos grandes Guerras Mundiales,

para que no falte hambruna.

192

Ahora estamos viviendo,

tiempos de auge tecnológico,

riqueza y paz compartidas,

deberían ser lo lógico.

kid30

No es muy así, de momento,

pero seamos confiados,

hay que evitar los errores,

de nuestros antepasados.

heartsclr

 

Qué vida más arrastrada!


Qué vida más miserable,

llevan los pobres gusanos,

siempre con la tripa a rastras,

por no tener pies ni manos.

s112

Y si solo fuera eso!

además los utilizan,

de carnaza para peces,

dejándolos hechos trizas.

bug201

Cuando están tranquilamente,

comiéndose una manzana,

los sacan con cara de asco,

dejándolos con las ganas.

bug118

Y rematando lo dicho,

aquí mi pregunta estrella:

¿qué hace este pobre gusano,

metido en una botella?.

worm

El pintor y el niño


Un hombre estaba sentado,

en un banquito del parque

y sobre un lienzo pintaba,

con afán pero poco arte.

art020

La gente se le acercaba,

a ver qué estaba pintando

y cuando lo habían visto,

se alejaban murmurando.

art016

Y es que, aunque el hombre tenía

delante un bello paisaje,

los trazos que ejecutaba,

no eran de ninguna parte.

art020

Tan solo rayas y manchas,

de colores muy variados,

que dibujaba con mimo

y miraba embelesado.

art016

Un niño que allí jugaba,

se acercó y le preguntó”

“¿Qué es eso que estás pintando?”

y el pintor le contestó:

enfant_71

“Cuando encuentro un lugar bello,

mi felicidad es completa

y lo que yo voy sintiendo,

mi mano aquí lo interpreta.”

enfant_71

“Pero yo no veo nada”,

le dijo el niño asombrado,

“tan solo rayas y manchas,

que pones por todos lados”.

art016

“Bueno, pues ahí lo tienes”,

dijo el pintor muy contento,

“en mis cuadros yo reflejo,

lo que estoy viendo, por dentro”.

art46

“Y no olvides una cosa,

que no es ninguna mentira,

la belleza está tan solo,

en el ojo del que mira”.

 

Ya no me gustan las manzanas


Juanito se subió a un árbol,

a coger unas manzanas,

pero, a los pocos minutos,

se le pasaron las ganas.

children16

Un perro grande y muy fiero,

desde el suelo le ladraba

y él, agarrado a una rama,

por momentos se asustaba.

nt51

Confuso y atolondrado,

no sabía ya qué hacer,

pues el animal seguía,

ladrandole a su placer.

jbuldog3

Pensó: “Si bajo, me engancha

y me crujirá a mordiscos

y si me quedo aquí un rato,

se me hará de noche, fijo”.

children16

Dándole vueltas al tema,

metió la mano al bolsillo

y, al ver lo que allí tenía,

elaboró un plan sencillo.

Lollipop_2

“Este dulce que guardé,

puede servir con el chucho,

se lo tiro y , mientras come,

trataré de correr mucho”.

Lollipop_2

Y así lo hizo, contento

de encontrarle solución,

a lo que él consideraba

su terrible situación.

jbuldog3

Tiró el dulce y bajó raudo,

pero el perro lo fue más,

pues se comió el caramelo

y ya lo tuvo detrás.

jbuldog3

Y, según iba corriendo,

con el perro en sus talones,

pensó: “Me van a hacer falta,

otro par de pantalones”.

 

Y ya nunca estuvo solo.


Una historia pequeñita

que no va a cambiar el mundo,

nos cuenta la dura vida

de un perrito vagabundo.      image001

                                                                                        

Por no tener, no tenía,

ni siquiera un  triste  nombre

y tan solo recibía

malos tratos de los hombres.

 

Se acostumbró a escabullirse,

cuando alguien se le acercaba,

ya no esperaba caricias,

con huir se conformaba.           

                                                                                       

Iba solo y sin destino,                                                                                        

sin parar en ningún lado,

aprendió a enseñar los dientes,

al sentirse amenazado.

 

Pero un día en su camino,369

 vio un cachorro abandonado,

que ladraba débilmente,

con ladridos asustados.

 

Algo en su interior le dijo:

¡ve hacia él, te necesita!

y se acercó lentamente

y le lamió la  carita.  

                                                                                 

De entonces en adelante,

todo en su vida cambió

nunca más se sintió solo

pues del perrito cuidó.

 

 animal0033

El corazón abandonado


De vuelta a casa, del cole,

María encontró en el suelo,

un objeto muy extraño,

bien envuelto en un pañuelo.

 

Se agachó y, al recogerlo,

notó cierto movimiento,

fuera aquello lo que fuera,

parecía estar inquieto.

 

Por un momento no supo

si debía desenvolverlo,

más pensó que era preciso

para poder devolverlo.

 

Al abrirlo con cautela,

lo que encontró en su interior,heart356

fue un corazón que latía

y desprendía calor.

 

Extrañada ante el hallazgo,

le preguntó suavemente:

“¿ Por qué estas aquí, en el suelo?

¿Te has perdido simplemente?”.

 

El corazón con tristeza,

le dijo en voz muy bajita:

“pertenezco a una persona,

que ya no me necesita”.

 

“Decidió que es más sencillo,

que no te hable el corazón

y decidió abandonarme

sin ninguna otra razón”.

 

“Quizás se sienta más libre,

en su forma de vivir,

y piensa que, de esta forma,

ya no tendrá que sufrir.”

 

“Bueno pues no te preocupes”,

María le consoló,

“donde yo voy a llevarte,

tú tendrás un gran valor”.

 

“Mucha gente necesita,

corazones de repuesto,

allí encontrarás tu sitio

y te olvidarás de ésto.”

 

“Seguro que en poco tiempo,

aquel que te abandonó,

echará mucho de menos,

el no tener corazón”.

 

l10